En la salud, prevenir siempre es mejor que curar

Vivimos en una época en la que el cuidado de la salud es importante. Estamos bastante concienciados acerca de la necesidad de una buena prevención es mucho mejor que dejar pasar las cosas hasta que se tiene algún problema. Sin embargo, en materia de la salud dental sigue habiendo un alto porcentaje de personas que padecen enfermedades. Enfermedades que algunas veces son congénitas, pero que en otros casos, como la caries o la periodontitis, se podrían evitar siguiendo una serie de hábitos.

Ya te hemos hablado de prevención de enfermedades y cuidados para una buena salud bucal en otras entradas como:

Además, tenemos suficiente información para evitarte el miedo al dentista y que no dejes pasar el tiempo ante un problema dental. Hoy, publicamos una lista con consejos esenciales para prevenir las enfermedades dentales más habituales.

Una buena higiene dental

La medida más importante para cuidar la salud de los dientes es tener una pauta adecuada de limpieza. Y cuando hablamos de limpieza no nos referimos únicamente a cepillar los dientes 3 veces al día. Esto no es suficiente para eliminar por completo todos los restos de comida, lo que hace que haya zonas en las que se acumulan bacterias responsables de diversas enfermedades.

Una higiene adecuada también requiere utilizar hilo dental al menos una vez al día y un enjuague que ayude a arrastrar los restos que el cepillado no logra eliminar. También es importante usar los diferentes elementos del modo adecuado para que sean efectivos y no se produzcan lesiones. Y utilizar productos de buena calidad, como un cepillo o un enjuague adecuados.

Si además se lleva puesta una ortodoncia, la higiene es todavía más importante. Puede ser recomendable utilizar un irrigador como ayuda para la eliminación de restos.

Cuidar de la alimentación

En el cuidado de la salud influye mucho lo que comemos. Y nuestros dientes no son una excepción, por lo que se debe cuidar muy bien el consumo de determinadas sustancias. Los alimentos ácidos o demasiado azucarados son muy perjudiciales para los dientes, ya que atacan y erosionan el esmalte y lo pueden dañar gravemente. Además, el azúcar favorece la proliferación de bacterias en la cavidad bucal, responsables de enfermedades como la gingitivis.

Por el contrario, alimentos saludables como las frutas y verduras ayudan a tener unos dientes limpios y sanos. Especialmente cuando se consumen en crudo.

Reducir o eliminar el consumo de ciertas sustancias

Además de la comida, hábitos como el fumar son extremadamente peligrosos para la salud en general. En el caso de los dientes, el tabaco es la causa de problemas que van desde manchas en la dentadura hasta cáncer de boca. De modo que lo mejor es abstenerse de fumar o consumir cualquier derivado del tabaco.

Algo similar sucede con el alcohol, especialmente las bebidas de alta graduación. Estos destilados se obtienen a partir de azúcares, además de tener una alta acidez que puede afectar a los tejidos dentales. A diferencia del tabaco no es necesario abstenerse por completo de ello, aunque sí es importante moderar su consumo y no abusar. Tanto por la salud dental como también para prevenir otro tipo de enfermedades relacionadas con beber en exceso.

Vigilar nuestro estado de salud en general

Existen una serie de situaciones que tienen relación con las enfermedades dentales. Por ejemplo, una mujer embarazada tiene un alto riesgo de padecer gingivitis. Y lo mismo sucede con personas que sufren de diabetes, que además son más susceptibles a que se desarrollen otros problemas en la boca.

En caso de encontrarse en una situación como esta, se deben tomar en serio las pautas que nos dé el médico para cuidar adecuadamente de la salud. Hacerse un chequeo general y medir nuestros niveles de glucosa, así como otras sustancias presentes en nuestro organismo, nos ayudarán a prevenir determinados problemas y ponerles remedio antes de que vayan a más.

Hacer una visita regular al dentista

La mayoría de enfermedades dentales no muestran síntomas evidentes hasta que no están en una etapa avanzada. De modo que si no se detectan a tiempo, es probable que cuando se note alguna molestia se tengan que tomar medidas drásticas. O someterse a tratamientos muy largos y costosos. Para evitar ese extremo, se debe acudir regularmente al dentista para que realice una revisión y compruebe que todo está como debe. De no ser así, se podrá atender el problema en una etapa temprana y de manera más eficaz. Si estás cerca de Mataró te invitamos a acercarte a nuestra clínica.

Además, una limpieza profesional de forma habitual es la mejor manera de eliminar los posibles restos de placa o sarro que puede haber en los dientes. Por ello, se debe acudir a la consulta del dentista al menos una vez al año para hacernos una revisión preventiva y someternos a una limpieza si es necesario. Aunque lo más recomendable es hacer dos visitas al año y asegurarnos de que nuestra boca se encuentra en buen estado.

Como se puede apreciar, estos consejos son bastante habituales y se repiten en muchas ocasiones. Aunque no por ello dejan de ser fundamentales para no padecer problemas de gravedad. Es importante recordar que en la salud, prevenir es mejor que curar en todas las situaciones.