Reendodoncia: Despejando dudas y entendiendo su importancia

No sientes ningún tipo de molestia, pero tu dentista te dice que necesitas someterte a una reendodoncia. Y claro, te entran dudas.

Te entendemos perfectamente. En nuestra clínica dental de Mataró nos gusta ser totalmente transparentes con nuestros pacientes y ofrecerles toda la información posible para que puedan tomar sus propias decisiones.

Y la reendodoncia es uno de los tratamientos que más dudas suscitan.

Por eso, en este artículo trataremos de dar respuesta a las cuestiones más frecuentes sobre este tratamiento dental.

 

¿Qué es la reendodoncia?

La reendodoncia es un tratamiento que se realiza en un diente que previamente ha sido sometido a una endodoncia pero que, por diversas razones, ha vuelto a presentar problemas. En esencia, es una “segunda oportunidad” para salvar el diente.

Para realizarla, seguimos un procedimiento similar a la endodoncia inicial.
Accedemos al interior del diente, retiramos los materiales de obturación antiguos, limpiamos los canales y volvemos a sellar.

Todo el proceso se realiza bajo anestesia local, así garantizamos que el paciente no sienta ninguna molestia.

 

Resolvemos las dudas más frecuentes sobre la reendodoncia

Siempre que hablamos de reendodoncia suelen surgir las mismas cuestiones. A continuación, trataremos de dar respuesta a las más frecuentes.

 

¿Qué es una imagen apical o una infección?

Si te decimos que hemos detectado una imagen apical, lo normal es que no sepas a qué nos referimos. Por supuesto, nuestra obligación es explicártelo bien.

Una imagen apical es una señal en la radiografía que indica la presencia de una infección en la punta de la raíz del diente. Es posible que no sientas dolor ni molestias, pero la infección está ahí, y no tratarla puede tener consecuencias a largo plazo.

 

¿Por qué si ya me realicé un tratamiento de conducto, la imagen no desaparece de inmediato o reaparece después de un tiempo?

Aunque las endodoncias son efectivas —y necesarias— no garantizan al 100% que la infección no pueda regresar o que se erradique por completo desde el inicio. Las bacterias no dejan de ser microorganismos capaces de resistir, reproducirse y, con el tiempo, provocar una nueva infección. Esto puede deberse a diversas causas, como la aparición de una nueva caries.

 

¿Cómo es posible que haya una infección y yo no sienta dolor?

El cuerpo es sorprendente. A veces, responde de formas inesperadas a las infecciones. Puede que el área afectada esté encapsulada y el sistema inmune esté controlando parcialmente la infección, evitando que sienta dolor. Sin embargo, esto no significa que no deba ser tratada.

 

¿Cuáles son las consecuencias de no tratar una pieza con infección?

Como comentamos, nuestra obligación es que como paciente entiendas qué está sucediendo en tu boca y cómo podría evolucionar el problema. Dicho esto, la última palabra es siempre tuya.

Al tomar la decisión de no tratar un diente infectado, estamos corriendo el riesgo de que la infección se propague, derivando en problemas más serios como abscesos dentales o, en casos extremos, afecciones que afecten a todo el organismo.

 

¿Cuánto tiempo puedo esperar para tratarme?

La recomendación más responsable es la de no posponer el tratamiento.
Si bien algunos pacientes pueden no sentir dolor durante meses o incluso años, otros pueden comenzar a experimentar molestias en cuestión de semanas.

En cualquier caso, independientemente de las molestias que se puedan sentir, nunca deberíamos restar importancia a una infección.

 

¿Por qué podría necesitar una corona o incrustación después de una endodoncia o reendodoncia?

Después de estos procedimientos, el diente suele debilitarse. Una corona o incrustación ayuda a restaurar la funcionalidad del diente y a protegerlo de futuras fracturas.

 

¿Es viable salvar mi pieza?

La viabilidad de un diente tras una reendodoncia depende de varios factores, como la extensión de la infección y el estado general del diente. Sin embargo, con las técnicas modernas y el equipo de vanguardia que utilizamos, las posibilidades de éxito son altas.

 

¿Cuáles son las ventajas de la reendodoncia?

Si tuviésemos que destacar tres beneficios de la reendodoncia, serían estos:

 

Salvaguardar el diente original

En Oliver Coll apostamos por una odontología conservadora.
Trabajamos siempre para conservar la pieza original siempre que sea posible y la reendodoncia permite, en muchos casos, evitar la extracción del diente.

 

Restauración funcional

Un diente tratado de forma adecuada puede volver a funcionar correctamente, permitiendo masticar y hablar con normalidad.

 

Prevención

Evitamos que la infección se propague a los tejidos circundantes o al resto del cuerpo.

 

En resumen, ¿entiendes mejor qué es una reendodoncia?

Es cierto, la reendodoncia no es uno de los tratamientos más conocidos y de ahí que le rodeen tantos interrogantes.

Por eso esperamos que este artículo haya arrojado un poco de luz y te permita poder tomar la mejor decisión respecto a tu salud bucodental a largo plazo.

 

Si tienes cualquier otra duda, estamos a tu disposición cuando nos necesites.
Un abrazo.

Deja un comentario